Menú Principal Inscripción de nuevos miembros Estudios GICOR
Información sobre GICOR Simposios y Congresos Enlaces de Interés
Acceso a zona restringida a socios Publicaciones GICOR Contactar con GICOR
   
     
 
Noticia
As se diagnostican y tratan las recadas en cncer de prstata, 15 de Septiembre del 2020
 

Los nmeros sitan al cncer de prstata entre los tumores ms comunes entre los varones. En concreto, se trata del tercer tumor en mortalidad masculina con 6.000 casos nuevos al ao en Espaa. Pero esa alta prevalencia tambin se traduce en una especializacin que aumenta las probabilidades de supervivencia cuando aparece el diagnstico y cuando se produce una recada.

Buena prueba de ello es la Clnica Universidad de Navarra, el hospital espaol pionero y con mayor experiencia en la deteccin precoz de la recada de cncer de prstata. En concreto, se trata del centro que ms casos ha efectuado de PET-TAC (Tomografa por Emisin de Positrones) con galio PSMA (radiofrmaco de mxima sensibilidad para localizar tumores de prstata). Se trata de un procedimiento que permite detectar de la forma ms temprana las recidivas de tumores prostticos. Hasta la fecha, la Clnica es el nico hospital con un laboratorio de Radiofarmacia capaz de fabricar el mencionado radiofrmaco.

La elevada prevalencia del cncer de prstata y la importante experiencia de la Clnica en su diagnstico y tratamiento han impulsado la creacin de un Centro de la Prstata que ofrece los mtodos diagnsticos ms avanzados y todo el abanico existente de tratamientos. De este modo, el Centro de la Prstata de la Clnica Universidad de Navarra es capaz de personalizar y adaptar las terapias para los tumores de prstata a cada paciente de forma individual. La experiencia del equipo de Urologa de la Clnica y la aplicacin de la tecnologa ms avanzada permiten ofrecer un tratamiento a la carta, subraya el Dr. Marcos Torres, del departamento de Urologa de la Clnica.

Un seguimiento muy preciso

Hasta la actualidad, cuando un paciente haba sido operado con anterioridad de un cncer de prstata y mostraba un PSA (antgeno prosttico especfico) por encima de cero, los urlogos sospechaban de la existencia de una recidiva. Entonces -recuerda el especialista- se practicaba un tratamiento a ciegas. Segn las caractersticas de la enfermedad previa se valoraban dos opciones: irradiar de forma global toda la zona de la operacin o hacer un tratamiento hormonal, una terapia sistmica.

Desde hace ms de un ao, el equipo de la Clnica aplica un mtodo diagnstico muy eficaz que le permite conocer con precisin la existencia de una recidiva (recada) del tumor prosttico, el lugar en el que se localiza y su agresividad gracias a las biopsias de fusin dirigidas a esas zonas. Ahora, una vez que el PSA empieza a subir en pacientes intervenidos con anterioridad, hacemos una prueba diagnstica con PET-TAC y, como radiofrmaco, utilizamos el galio PSMA. Un procedimiento de alta sensibilidad a la hora de localizar exactamente dnde se localiza la recidiva, seala el Dr. Torres.

En funcin de lo que se observa con esta prueba diagnstica contamos con mltiples opciones teraputicas. De entrada, cuando se controla la enfermedad de forma precoz, con un PSA bajo, el PET con galio PSMA nos permite localizar el foco sospechoso, a diferencia de las pruebas de las que se dispona hasta ahora, como el TAC o la gammagrafa, o el PET-TAC con otros marcadores, que son pruebas muy dependientes de un PSA elevado, describe. Sin el PET con galio PSMA, ante valores bajos del PSA, no se poda captar la existencia de recidivas, solo podamos sospecharlas.

Esta tcnica diagnstica de elevada sensibilidad permite, as, realizar un seguimiento muy preciso de los pacientes operados previamente de cncer de prstata. De este modo, cuando el PSA se sita por encima de cero, se le realiza al paciente un PET-TAC con galio PSMA. Si se localiza la enfermedad, le individualizamos el tratamiento segn las caractersticas y localizacin de la recidiva, ya que este sistema diagnstico nos ofrece una fotografa muy precisa de la enfermedad. A continuacin, con todo el abanico teraputico existente, le personalizamos el tratamiento en funcin del grado de enfermedad y de otras caractersticas del paciente.

Tratamiento a la carta

El Centro de la Prstata de la Clnica ofrece la ventaja de un diagnstico muy precoz y de manejar todas las opciones teraputicas existentes: la braquiterapia de alta tasa, los rescates quirrgicos con ciruga robtica, manejos endoscpicos, as como la combinacin de las diferentes tcnicas.

Entre ellas, destaca el empleo de ciruga robtica muy eficaz para el rescate quirrgico de afectacin ganglionar ya que ofrece una gran precisin. En el caso de recidivas localizadas en la zona de la anterior ciruga, se practica una resonancia magntica para obtener la imagen morfolgica de la enfermedad y su localizacin para poder tratarla as con braquiterapia. Se trata de un tipo de radioterapia interna que consiste en colocar una semilla radiactiva en el interior de la zona afectada, que proporciona una dosis elevada de radioterapia de alta tasa solo en el lugar de la lesin. De esta manera, se trata nicamente la zona en la que recurre la enfermedad que es donde hay que aplicar mayor radiacin. Una estrategia teraputica que Urologa realiza junto al equipo de Oncologa Radioterpica. Este tipo de radioterapia interna se puede completar adems con radioterapia externa, segn cada caso.

En esta lnea teraputica, la Clnica es uno de los dos hospitales espaoles que ofrece la radioterapia externa ms avanzada y precisa, gracias a su Unidad de Protonterapia, procedimiento dirigido a las siguientes indicaciones: cncer de prstata localizado en estadio avanzado (alto riesgo); cncer de prstata localizado (riesgo intermedio o bajo); tumores diseminados y/o ms agresivos; tumores de prstata recurrentes.

La clave del xito -subraya el Dr. Torres- reside en poder individualizar cada caso, y en determinar los beneficios que puede aportar cada terapia segn las caractersticas del paciente. Para conseguirlo es fundamental contar con los mtodos ms precisos para conocer, en cada momento, el estado de la enfermedad y poder tratarla con la mejor opcin teraputica posible.

A veces, -seala- debemos aplicar secuencias teraputicas y, otras, combinaciones de tratamientos como ciruga con radioterapia y terapia hormonal de primera o segunda lnea, etc. La posibilidad de aplicar este abanico de tratamientos redunda siempre en una mayor calidad de vida y en una mayor supervivencia.

 

 

 
     
 
· AVISO LEGAL · © GICOR - Grupo de Investigación Clínica en Oncología Radioterápica · C/CHILE, 10 - C.P.- 28290 LAS ROZAS, MADRID - ESPAÑA. · email: gicor@serini3.es